Hay que hacer frente a los problemas

Bueno, cuando no es una cosa, es otra. Primero, las baterías. Luego, el pie cenital y la iluminación. Ahora, nuestro trabajo en el Dragonframe cada vez se ve de una manera distinta a como estaba la clase anterior.

A cada clase nos surge un problema, pero tampoco podemos dejar de trabajar por ello. Hoy unos compañeros han cogido el pie de cámara cenital que habíamos estado usando las clases anteriores y otro que quedaba tenía un foco roto.

  • Problema: no lográbamos tener la misma iluminación que en los frames ya capturados.
  • Solución: hemos puesto un foco Softbox sustituyendo la luz que faltaba y al final ha dado buen resultado.

Mientras preparábamos todo esto, hemos dejado la batería cargando para no quedarnos sin durante la clase. Después, cuando hemos abierto el programa para previsualizar lo que ya teníamos, nos encontramos con que la iluminación va variando de forma descontrolada en cada frame y, además, en uno de ellos aparece una «mano fantasma» que el día anterior no estaba ahí.

 

Cuando por fin hemos podido solucionar más o menos todo, nos hemos puesto a grabar y… hemos acabado la primera escena!

L.